Hablamos con La M.O.D.A.

El 11 de diciembre pudimos escuchar por primera vez “Ninguna ola” el último LP del grupo La M.O.D.A. (La Maravillosa Orquesta Del Alcohol). Todos conocemos a La M.O.D.A. como ese grupo de folk dinámico, pero con este nuevo LP se nos presenta un grupo que ha sabido evolucionar. Pudimos hablar con ellos para que nos contasen todos los entresijos que esconden los diez temas que componen el álbum.

 

Sorprende el giro que da el álbum, las nuevas canciones tienen un sonido muy distinto al que estamos acostumbrados a escuchar en los anteriores discos de La MODA; se podría decir que tiene un sonido más oscuro. ¿Enfocasteis el disco desde un primer momento como un cambio con todo lo anterior, o surgió a medida que ibais componiendo?

Está claro que en todos los discos de la moda hay una evolución, y este no queríamos que fuese menos. Es cierto que las canciones van saliendo y entre todos se van formando. Llega un punto en la composición en el que llegamos a una manera de querer hacerlo, esto fue en 2019 que es cuando entra Raül también en juego. Nosotros queríamos llegar a esa esencia de cada canción e ir colocando cada instrumento en su sitio, y Raül nos ayudó a hacerlo. Ha sido un camino de dos años de composición y de producción del disco que al final con la ayuda de Raül hemos llegado a ese punto de ir al sentimiento y a lo que queríamos conseguir de la canción, con los menos elementos posibles. Lo hemos hecho de manera intencionada, pero también es fruto de la evolución de la banda.

La producción de Raül Refree es evidente en el disco, como llegáis a un acuerdo para que las canciones sigan sonando a La M.O.D.A. y que tenga el sonido de Raül Refree a la vez.
Es un año largo de trabajo, bueno, en realidad más de un año de trabajo con él; ya habíamos trabajado juntos para “Colectivo nostalgia” y “La zona galáctica”. Al final es conocerse, conocer cómo trabaja Raül, hacia dónde van sus inquietudes y hacia dónde quiere llevar a la banda. Y también que él nos conozca a nosotros como banda, como músicos; hacia dónde queremos llevar las cosas y cómo es la banda. Al final se produce una sinergia productor-banda, en la cual se escucha al grupo y se escucha también lo que Raül ha podido ayudar y aportar. Es una simbiosis musical.

¿Cómo ha sido el proceso de grabación del disco?
Hemos estado grabando en Lisboa. Ya era nuestra idea desde hace tiempo; nuestra idea era hacerlo todos en directo, tocar en directo, sin claquetas, sin metrónomo… Y Raül nos animó también a hacerlo, veía que tenía todo el sentido.

Nos pusimos todos en la sala de manera que nos podíamos ver, e intentando aislar los amplis y los instrumentos más delicados, pero viéndonos todos. Hacíamos una canción por día aproximadamente. Y cuando nos quedaban dos días para terminar estalló la pandemia en España, se puso el estado de alarma y el confinamiento. Entonces nos volvimos a casa y después, ya a principios de verano, fuimos a terminar lo que nos quedaba. Luego se hicieron cuatro coros que faltaban y un estribillo en Barcelona.

¿Por qué el título de “Ninguna ola”?
El título del disco también es previo al confinamiento, a la pandemia, a las olas de contagio…

Nos gustaba la analogía con el mar, por el tema de que las olas no permanecen quietas en ningún momento. No hay dos olas iguales, están en movimiento y continuo cambio. Y nos gustaba eso en analogía con el disco. Ya no solo la parte musical, sino la parte letrística. Todas las canciones hablan de un cambio y de como incluso el protagonista, desde el principio de la canción hasta el final, pasa por una evolución.

Nos gustaba mucho ese tipo de analogía. Ninguna ola es igual, y que incluso, ninguna persona es igual.

“La vuelta” y “Conduciendo y llorando” son dos canciones muy diferentes que habéis elegido como singles de presentación. ¿Qué tiene estas dos canciones para elegirlas como primera presentación?
Tiene varias cosas que nos parecían resaltables: una parte rompedora con lo que veníamos haciendo, por como suenan. Por la parte de recital de “Conduciendo y llorando” y el estribillo solo piano y voz, en vez de todos los siete a la vez en la parte de arriba. En “La vuelta” sin embargo tiene ese riff de guitarra que se puede luego intuir en otras canciones. Nos parecía que eran muy impactantes y resumían bien lo que podía ser el conjunto del disco. Daba unas pinceladas de lo que venía sin destriparlo todo.

Así resumimos el disco en dos canciones que eran lo suficientemente potentes como para llamar la atención. Para que se viese reflejado el disco y las canciones.

la m.o.d.a.

El 11 de diciembre además de estrenarse las canciones, se estrenó un videoclip para cada una de ellas. ¿Cómo es hacer a la vez música y video?
Al final en los tiempos que vivimos el video también tiene bastante relevancia. Así creímos que era importante que fuese una obra completa y también visual. Para ello, hemos contado con distintas personas: con Ana, con Laura y con Álvar; para hacer el trabajo visual. Y bueno, ha sido mucho trabajo y muchas horas, muchas reuniones, muchas tomas de decisiones, muchos Zooms. Pero ha sido muy gratificante. La verdad es que estamos muy contentos con el resultado.

“Ninguna ola” parece un disco para escuchar de manera individual y disfrutar así de los ritmos y las letras. ¿Cómo pensáis que puede ser recibido este disco en conciertos?
Hay una parte que es interesante, de escucha individual y reflexión. Eso creo que va a hacer que una vez que el público lo interiorice y se llegue a los conciertos, se va a ver que es algo colectivo. Hay sentimientos colectivos en los que todos de alguna manera estamos reflejados en las canciones, en los sentimientos y en la sociedad que reflejan. Y vernos en ese colectivo va a hacer que en directo lleguen a una dimensión distinta. Igual no tan intimista como puede parecer el disco en una primera escucha, sino mucho más colectivo.

Aún se ve lejano el momento de poder dar conciertos a los que estábamos acostumbrados antes de la pandemia. ¿Cómo os planteáis la vuelta a los escenarios?
Nos morimos de ganas de volver a los escenarios, pero queremos hacer conciertos con todas las medidas aseguradas. Queremos hacer conciertos en los cuales la probabilidad de que se cancelen o de que se aplacen sean las mínimas.

Estamos trabajando mucho, mucho, mucho para que en el 2021 podamos tocar lo máximo posible en los distintos formatos que se pueda, en los distintos aforos que se pueda y en los distintos espacios que nos dejen. Pero iremos anunciando poquito a poco las fechas para que no haya cambios de planes al final; para evitar todas las molestias que eso es para el público, para la banda y para los técnicos.

¿Cuál es la canción que más ganas tenéis de compartir en directo con el público?
No sé, yo creo que todas. No sabría qué decirte, porque tenemos muchas ganas de tocar todas y ver las reacciones. Así, igual hay canciones que no sabíamos que iban a tener una acogida tan buena y la están teniendo.

No hay ninguna, queremos tocar todas. De ahí la magia de presentar un disco, que es la obra completa y quieres enseñársela al público.

El disco se ha estrenado hace varios días, ¿cómo ha sido la acogida por el público de estos nuevos sonidos?
Parece que muy buena la verdad. Vemos que la gente entiende que un grupo tiene que evolucionar y que no debe quedarse en una fórmula, en una manera de hacer las cosas. Y que es humano, y es artístico, cambiar y moverte hacia ciertos caminos nuevos y distintos. Por lo menos nuestro público lo está entendiendo.

También creemos que a la gente que le ha costado más entrar y echa de menos el folk, entonces le gustarán más los primeros discos, o al final les acabará gustando este.

Si La M.O.D.A. como grupo tuviese que ser una parada de autobús, ¿cómo sería? (grande, pequeña, en el centro, nocturna…)
Seguramente fuese la parada del bus que más viento y frío hiciese, que podría ser entonces Burgos (risas). Pero a la vez en la que todo el mundo está ahí junto y se genera un calorcito que se acoge y se comparte. Podría ser la parada del bus de una panadería de un mercado. Una parada en la que estaría bien que se compartiesen cosas, que hubiese debate y reflexión.

.por Xandra Alonso

 

Sigue a La M.O.D.A. en sus redes sociales

webinstaconduciendo y llorando la modaconduciendo y llorando la moda
descarga revista Recuerda que puedes descargarte nuestra revista gratuitamente desde aquí